Interesante

Comprender los medios de comunicación y la comunicación de masas

Comprender los medios de comunicación y la comunicación de masas

Los medios de comunicación se refieren a las tecnologías utilizadas como canales para que un pequeño grupo de personas se comunique con un mayor número de personas. El concepto se abordó por primera vez durante la era progresiva de la década de 1920, como una respuesta a las nuevas oportunidades para que las élites lleguen a grandes audiencias a través de los medios de comunicación de la época: periódicos, radio y películas. De hecho, las tres formas de medios de comunicación tradicionales de hoy siguen siendo las mismas: impresión (periódicos, libros, revistas), transmisión (televisión, radio) y cine (películas y documentales).

Pero en la década de 1920, los medios de comunicación se referían no solo a la cantidad de personas a las que llegaba tal comunicación, sino al consumo uniforme y al anonimato del público. La uniformidad y el anonimato son características que ya no se ajustan a la forma en que las personas buscan, consumen y manipulan información en su vida diaria. Esos nuevos medios se denominan "medios alternativos" o "autocomunicación masiva".

Conclusiones clave: medios de comunicación

  • Los medios de comunicación como idea se crearon en la década de 1920.
  • Existen tres formas principales de medios de comunicación tradicionales: impresos, de transmisión y de cine. Nuevas formas se crean constantemente.
  • Internet ha cambiado la naturaleza de los medios de comunicación al crear consumidores que controlan e incluso crean sus propios medios, y productores que pueden rastrear más fácilmente las respuestas de los consumidores.
  • Ser un consumidor inteligente de medios significa exponerse a una variedad de puntos de vista, para que pueda ser más experto en reconocer formas sutiles y no sutiles de propaganda y parcialidad.

Comunicación de masas

Los medios de comunicación son las formas de transporte de la comunicación de masas, que se pueden definir como la difusión de mensajes de manera amplia, rápida y continua a audiencias grandes y diversas en un intento de influir en ellos de alguna manera.

Existen cinco etapas distintas de comunicación de masas, según los estudiosos de comunicación estadounidenses Melvin DeFleur y Everette Dennis:

  1. Los comunicadores profesionales crean varios tipos de "mensajes" para presentarlos a las personas.
  2. Los mensajes se difunden de manera "rápida y continua" a través de algún tipo de medio mecánico.
  3. Los mensajes son recibidos por una audiencia amplia y diversa.
  4. La audiencia interpreta estos mensajes y les da significado.
  5. La audiencia está influenciada o cambia de alguna manera.

Hay seis efectos previstos ampliamente reconocidos para los medios de comunicación. Los dos más conocidos son la publicidad comercial y las campañas políticas. Se han desarrollado anuncios de servicio público para influir en las personas sobre problemas de salud como dejar de fumar o hacerse la prueba del VIH. Los medios de comunicación han sido utilizados (por ejemplo, por el partido nazi en Alemania en la década de 1920) para adoctrinar a las personas en términos de ideología gubernamental. Y los medios de comunicación utilizan eventos deportivos como la Serie Mundial, la Copa Mundial de Fútbol, ​​Wimbledon y el Super Bowl, para actuar como un evento ritual en el que participan los usuarios.

Medición de los efectos de los medios de comunicación

La investigación sobre los impactos de los medios de comunicación comenzó en las décadas de 1920 y 1930, con el auge de las críticas de periodismo. Las élites se preocuparon por los efectos de los informes de investigación en revistas como McClure en la toma de decisiones políticas. Los medios de comunicación se convirtieron en un foco de estudio destacado en la década de 1950 después de que la televisión se hizo ampliamente disponible, y se crearon departamentos académicos dedicados a los estudios de comunicación. Estos primeros estudios investigaron los efectos cognitivos, emocionales, actitudinales y conductuales de los medios en niños y adultos; En la década de 1990, los investigadores comenzaron a utilizar esos estudios anteriores para elaborar teorías sobre el uso de los medios de comunicación en la actualidad.

En la década de 1970, teóricos como Marshall McLuhan e Irving J. Rein advirtieron que los críticos de los medios debían ver cómo los medios afectan a las personas. Hoy, esto sigue siendo una preocupación clave; Se ha prestado mucha atención, por ejemplo, al impacto en las elecciones de 2016 de mensajes falsos distribuidos en las redes sociales. Pero las innumerables formas de comunicación de masas disponibles en la actualidad también han alentado a algunos investigadores a comenzar a investigar "qué hacen las personas con los medios".

El paso a la autocomunicación masiva

Los medios de comunicación tradicionales son "tecnologías de empuje": es decir, los productores crean los objetos y los distribuyen (empujan) a los consumidores que son en gran medida anónimos para el productor. El único aporte que los consumidores tienen en los medios de comunicación tradicionales es decidir si lo consumen, si deben comprar el libro o ir al cine: sin duda, esas decisiones siempre han sido importantes para lo que se publicó o emitió.

Sin embargo, en la década de 1980, los consumidores comenzaron a hacer la transición a la "tecnología pull": aunque el contenido aún puede ser creado por productores (de élite), los usuarios ahora son libres de seleccionar lo que desean consumir. Además, los usuarios ahora pueden reempaquetar y crear contenido nuevo (como mashups en YouTube o reseñas en sitios de blogs personales). Los usuarios a menudo se identifican explícitamente en el proceso, y sus elecciones pueden tener un impacto inmediato, si no necesariamente consciente, sobre qué información y publicidad se les presenta en el futuro.

Con la amplia disponibilidad de internet y el desarrollo de las redes sociales, el consumo de comunicación tiene un carácter decididamente personal, que el sociólogo español Manuel Castells llama autocomunicación masiva. La autocomunicación masiva significa que el contenido sigue siendo creado por los productores, y la distribución se pone a disposición de un gran número de personas, quienes eligen leer o consumir la información. Hoy en día, los usuarios eligen y seleccionan el contenido de medios para satisfacer sus necesidades, ya sea que esas necesidades fueran o no la intención de los productores.

Comunicación por medio de ordenadores

El estudio de los medios de comunicación es un objetivo rápido. La gente ha estudiado la comunicación mediada por computadora desde que la tecnología estuvo disponible por primera vez en la década de 1970. Los primeros estudios se centraron en la teleconferencia y en cómo las interacciones entre grandes grupos de extraños difieren de las interacciones con socios conocidos. Otros estudios se referían a si los métodos de comunicación que carecen de señales no verbales podrían influir en el significado y la calidad de las interacciones sociales. Hoy en día, las personas tienen acceso a información visual y basada en texto, por lo que esos estudios ya no son útiles.

El inmenso crecimiento en las aplicaciones sociales desde el inicio de la Web 2.0 (también conocida como Web Participativa o Social) ha realizado grandes cambios. La información ahora se distribuye en muchas direcciones y métodos, y el público puede variar de una persona a muchos miles. Además, todos los que tengan conexión a Internet pueden ser creadores de contenido y fuentes de medios.

Desdibujando las líneas entre productores y consumidores

La autocomunicación masiva puede llegar potencialmente a una audiencia global, pero es autogenerada en contenido, autodirigida en su misión, y típicamente se enfoca en información auto relacionada. El sociólogo Alvin Toffler creó el término obsoleto de "prosumidores" para describir a los usuarios que son casi simultáneamente consumidores y productores, por ejemplo, leer y comentar contenido en línea, o leer y responder publicaciones en Twitter. Los aumentos en el número de transacciones que ahora ocurren entre el consumidor y el productor crean lo que algunos han llamado un "efecto de expresión".

Las interacciones ahora también se transmiten a través de los medios, como "Social TV", donde las personas usan hashtags mientras ven un juego deportivo o un programa de televisión para leer y conversar simultáneamente con cientos de otros espectadores en las redes sociales.

Política y medios de comunicación

Un enfoque de la investigación de comunicación masiva ha sido el papel que juegan los medios en el proceso democrático. Por un lado, los medios de comunicación proporcionan una forma para que los votantes predominantemente racionales obtengan información sobre sus elecciones políticas. Eso probablemente introduce algunos sesgos sistemáticos, en el sentido de que no todos los votantes están interesados ​​en las redes sociales, y los políticos pueden optar por trabajar en los temas equivocados y quizás complacer a un conjunto activo de usuarios que pueden no estar en sus circunscripciones. Pero en general, el hecho de que los votantes puedan aprender sobre los candidatos de forma independiente es predominantemente positivo.

Por otro lado, los medios se pueden aprovechar para propaganda, que explota los errores cognitivos que las personas son propensas a cometer. Al utilizar las técnicas de establecimiento de agenda, preparación y elaboración, los productores de medios pueden manipular a los votantes para que actúen en contra de sus propios intereses.

Técnicas de propaganda en los medios de comunicación

Algunos tipos de propaganda que han sido reconocidos en los medios de comunicación incluyen:

  • Configuración de la agenda: La cobertura agresiva de los medios de un problema puede hacer que las personas crean que un problema insignificante es importante. Del mismo modo, la cobertura de los medios puede minimizar un tema importante.
  • Cebado: La gente evalúa a los políticos en función de los temas tratados en la prensa
  • Enmarcado: Cómo se caracteriza un problema en los informes de noticias puede influir en cómo lo entienden los receptores; implica la inclusión u omisión selectiva de hechos ("sesgo").

Fuentes

  • DeFleur, Melvin L. y Everette E. Dennis. "Comprender la comunicación de masas". (Quinta edición, 1991). Houghton Mifflin: Nueva York.
  • Donnerstein, Edward. "Medios de comunicación, vista general". Enciclopedia de violencia, paz y conflicto (Segunda edicion). Ed. Kurtz, Lester. Oxford: Academic Press, 2008. 1184-92. Impresión.
  • Gershon, Ilana. "El lenguaje y la novedad de los medios". Revisión anual de antropología 46,1 (2017): 15-31. Impresión.
  • Pennington, Robert. "El contenido de los medios de comunicación como teoría cultural". The Social Science Journal 49,1 (2012): 98-107. Impresión.
  • Pinto, Sebastián, Pablo Balenzuela y Claudio O. Dorso. "Establecer la agenda: diferentes estrategias de los medios de comunicación en un modelo de difusión cultural". Physica A: Mecánica Estadística y sus Aplicaciones 458 (2016): 378-90. Impresión.
  • Rosenberry, J., Vicker, L.A. (2017). "Teoría de la comunicación de masas aplicada". Nueva York: Routledge.
  • Strömberg, David. "Medios y política". Informe anual de economía 7.1 (2015): 173-205. Impresión.
  • Valkenburg, Patti M., Jochen Peter y Joseph B. Walther. "Efectos de los medios: teoría e investigación". Revisión anual de psicología 67.1 (2016): 315-38. Impresión.