Informacion

Clarence Darrow, famoso abogado defensor y cruzado por la justicia

Clarence Darrow, famoso abogado defensor y cruzado por la justicia

Clarence Darrow se convirtió en el abogado defensor más famoso a principios del siglo XX en los Estados Unidos al asumir casos considerados desesperados y emerger como una voz líder para las libertades civiles. Entre sus casos celebrados estaba la defensa de John Scopes, el maestro de Tennessee procesado en 1925 por enseñar sobre la teoría de la evolución, y la defensa de Leopold y Loeb, dos estudiantes ricos que mataron a un niño vecino por la emoción.

La carrera legal de Darrow fue completamente normal hasta que se involucró en la defensa de los activistas laborales en la década de 1890. En poco tiempo sería conocido a nivel nacional como un cruzado por la justicia, a menudo hablando en contra de la pena capital.

Su obituario en el New York Time en 1938 señaló que había defendido al acusado en "cien o más juicios por asesinato, ningún cliente suyo había muerto en la horca o en la silla eléctrica". Eso no era del todo exacto, pero sí subraya la legendaria reputación de Darrow.

Datos rápidos: Clarence Darrow

  • Conocido por: Famoso abogado defensor que a menudo ganaba casos que se consideraban inútiles.
  • Casos notables: Leopold y Loeb, 1924; Los alcances "Monkey Trial", 1925.
  • Nacido: 18 de abril de 1857, cerca de Kinsman, Ohio
  • Murió: 13 de marzo de 1938, 80 años, Chicago, Illinois
  • Esposos: Jessie Ohl (m. 1880-1897) y Ruby Hammerstrom (m. 1903)
  • Niños: Paul Edward Darrow
  • Educación: Colegio Allegheny y Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan
  • Dato interesante: Darrow afirmó creer en la libertad personal, la abolición de la pena capital y la mejora de las condiciones laborales.

Vida temprana

Clarence Darrow nació el 18 de abril de 1857 en Farmdale, Ohio. Después de asistir a escuelas públicas en Ohio, el joven Darrow trabajó como agricultor y decidió que el trabajo de la granja no era para él. Estudió durante un año Allegheny College en Pennsylvania antes de asistir a la facultad de derecho de la Universidad de Michigan durante un año. Su educación no fue impresionante para los estándares modernos, pero lo calificó para leer leyes durante un año con un abogado local en Ohio, que era un método común para convertirse en abogado en ese momento.

Darrow se convirtió en miembro del colegio de abogados de Ohio en 1878, y durante la siguiente década se embarcó en una carrera bastante típica para un abogado en un pequeño pueblo de Estados Unidos. En 1887, con la esperanza de asumir un trabajo más interesante, Darrow se mudó a Chicago. En la gran ciudad trabajó como abogado civil, realizando tareas legales ordinarias. Asumió el trabajo como abogado de la ciudad, y a principios de la década de 1890 trabajó como abogado corporativo para el ferrocarril de Chicago y Northwestern.

En 1894, la vida de Darrow dio un giro significativo cuando comenzó a defender al legendario activista laboral Eugene V. Debs, quien estaba luchando contra una orden judicial contra él por dirigir una huelga contra la compañía Pullman. Darrow finalmente no tuvo éxito en su defensa de Debs. Pero su exposición a Debs y al movimiento laboral le dio una nueva dirección en la vida.

Cruzado por la justicia

A partir de mediados de la década de 1890, Darrow comenzó a asumir casos que apelaban a su sentido de la justicia. En general, tuvo éxito, por lo que le faltaba educación y prestigio lo compensó con su habilidad para hablar de manera simple pero dramática frente a jurados y jueces. Sus trajes de sala siempre estaban desarreglados, aparentemente por diseño. Se retrató a sí mismo como un hombre común que busca justicia, aunque a menudo armado con astutas estrategias legales.

Darrow se hizo conocido por los cruzados interrogatorios de testigos, y cuando defendía a los que consideraba oprimidos, a menudo introducía conceptos novedosos en el campo emergente de la criminología.

En 1894, Darrow defendió a Eugene Prendergast, un vagabundo que mató al alcalde de Chicago, Carter Harrison, y luego entró en una estación de policía y confesó. Darrow planteó una defensa de locura, pero Prendergast fue condenado y condenado a muerte. Fue el primero y el último de los clientes de Darrow en ser ejecutado.

El caso de Haywood

Uno de los casos más notables de Darrow se produjo en 1907, cuando el ex gobernador de Idaho, un partidario de la industria minera, murió en un bombardeo. Detectives de la agencia Pinkerton detuvieron a funcionarios de la Federación Occidental de Mineros (parte de los Trabajadores Industriales del Mundo), incluido el presidente del sindicato, William "Big Bill" Haywood. Acusados ​​de conspiración para cometer asesinato, Haywood y otros debían ir a juicio en Boise, Idaho.

Darrow fue retenido para la defensa y destruyó hábilmente el caso de la fiscalía. Bajo el interrogatorio de Darrow, el autor real del atentado admitió que había actuado solo como venganza personal. Había sido presionado para implicar a los líderes sindicales por los fiscales en el caso.

Darrow hizo un resumen que equivalía a una defensa profunda del movimiento obrero. Haywood y los demás fueron absueltos, y el desempeño de Darrow consolidó su posición como defensor del hombre común contra los intereses monetarios.

Leopoldo y Loeb

Darrow estaba en las primeras páginas de los periódicos estadounidenses en 1924 cuando defendió a Nathan Leopold y Richard Loeb. Los dos eran estudiantes universitarios de familias ricas que confesaron un crimen impactante, el asesinato de un vecino de 14 años, Robert Franks. Leopold y Loeb se convirtieron en figuras de fascinación pública cuando le dijeron a los detectives que habían cometido el secuestro y asesinato de un niño al azar por la aventura de perpetrar el crimen perfecto.

Sentados de izquierda a derecha, Nathan Leopold, Jr., el abogado Clarence Darrow y Richard Loeb. Los muchachos fueron declarados culpables del asesinato y el secuestro y Bobby Franks.

Las familias de Leopold y Loeb se acercaron a Darrow, quien al principio se resistió a tomar el caso. Estaba seguro de que serían condenados, y no tenía dudas de que habían cometido el asesinato. Pero asumió el caso porque se oponía a la pena capital, y su objetivo sería salvarlos de lo que parecía ser una ejecución segura colgando.

Darrow solicitó que el caso sea escuchado por un juez sin jurado. El juez del caso estuvo de acuerdo. La estrategia de Darrow no era discutir sobre su culpa, lo cual era seguro. Y como habían sido juzgados sanos, no podía discutir una defensa de locura. Intentó algo nuevo, que era argumentar que los dos jóvenes estaban enfermos mentales. Darrow llamó a testigos expertos para avanzar teorías psiquiátricas. El testigo, conocido en ese momento como alienistas, afirmó que los jóvenes tenían problemas mentales relacionados con su educación, que fueron factores atenuantes en el crimen.

El llamado a la misericordia presentado por Darrow finalmente tuvo éxito. Después de deliberar durante diez días, el juez sentenció a Leopold y Loeb a cadena perpetua más 99 años. (Loeb fue asesinado en prisión por otro interno en 1934. Leopold finalmente fue puesto en libertad condicional en 1958 y murió en Puerto Rico en 1971.)

El juez del caso le dijo a la prensa que se sintió conmovido por la edad de los acusados ​​y no por la evidencia psiquiátrica. Sin embargo, el caso fue considerado por el público como un triunfo para Darrow.

The Scopes Trial

Darrow era un agnóstico religioso y se oponía particularmente al fundamentalismo religioso. Así que la defensa de John Scopes, el maestro de escuela de Dayton, Tennessee, procesado por enseñar sobre la teoría de la evolución de Darwin, naturalmente, le atrajo.

Los abogados estadounidenses Clarence Darrow (1857-1938) y William Jennings Bryan (1860-1925) en el juicio Scopes. Imágenes del patrimonio / Getty Images

El caso surgió cuando Scopes, de 24 años, que enseñaba en una escuela secundaria pública local, incluyó menciones de las ideas de Darwin en el plan de estudios. Al hacerlo, violó una ley de Tennessee, la Ley Butler, y fue acusado. William Jennings Bryan, uno de los estadounidenses más prominentes en política durante décadas, ingresó al caso como el fiscal.

En un nivel, el caso era simplemente si Scopes había violado la ley local. Pero cuando Darrow entró en el caso, el proceso se dio a conocer a nivel nacional, y el caso fue denominado "El juicio del mono" en la prensa sensacionalista. Una división en la sociedad estadounidense en la década de 1920, entre conservadores religiosos y progresistas que defienden la ciencia, se convirtió en el foco del drama judicial.

Periodistas, incluido el legendario periodista y crítico social H.L.Mencken, inundaron la ciudad de Dayton, Tennessee, para el juicio. Los despachos de noticias se enviaron por telégrafo, e incluso los periodistas en el nuevo medio de radio transmitieron los procedimientos a los oyentes de todo el país.

El punto culminante del juicio ocurrió cuando Bryan, afirmando ser una autoridad en las enseñanzas bíblicas, tomó la posición de testigo. Fue interrogado por Darrow. Los informes del encuentro enfatizaron cómo Darrow había humillado a Bryan al lograr que admitiera una interpretación literal de la Biblia. Un titular en el Washington Evening Star proclamaba: "Eva hecha de costilla, Jonás tragado por pescado, Bryan declara en un sensacional examen cruzado de creencias bíblicas por Darrow".

El resultado legal del juicio fue en realidad una pérdida para el cliente de Darrow. Scopes fue declarado culpable y multado con $ 100. Sin embargo, para muchos observadores, incluido H.L. Mencken, se consideró que Darrow había ganado una victoria en el sentido de haber mostrado a la nación en general la naturaleza ridícula del fundamentalismo.

Carrera posterior

Además de su ajetreada práctica legal, Darrow publicó varios libros, incluidos Crimen: su causa y tratamiento, publicado en 1922, que trata sobre la creencia de Darrow de que el crimen fue causado por factores que afectan la vida de una persona. También escribió una autobiografía publicada en 1932.

En 1934, el presidente Franklin Roosevelt nombró al anciano Darrow para un puesto en el gobierno federal, asignado para corregir problemas legales con la Ley de Recuperación Nacional (una parte del New Deal). El trabajo de Darrow se consideró exitoso. Uno de sus últimos trabajos fue servir en una comisión que estudiaba la amenaza que surgía en Europa, y emitió una advertencia sobre el peligro de Hitler.

Darrow murió en Chicago el 13 de marzo de 1938. A su funeral asistieron muchos miembros del público, y fue elogiado como un incansable cruzado por la justicia.

Fuentes:

  • "Clarence Seward Darrow". Enciclopedia de la biografía mundial, 2ª ed., Vol. 4, Gale, 2004, págs. 396-397. Biblioteca virtual de referencia de Gale.
  • "Scopes Monkey Trial". Gale Encyclopedia of American Law, editado por Donna Batten, 3ª ed., vol. 9, Gale, 2010, págs. 38-40. Biblioteca virtual de referencia de Gale.
  • "Darrow, Clarence". Crimen y castigo en América Biblioteca de referencia, editado por Richard C. Hanes, et al., vol. 4: Fuentes primarias, UXL, 2005, pp. 118-130. Biblioteca virtual de referencia de Gale.

Ver el vídeo: abraham (Julio 2020).