Nuevo

Lóbulos frontales: movimiento y cognición

Lóbulos frontales: movimiento y cognición

Los lóbulos frontales son uno de los cuatro lóbulos principales o regiones de la corteza cerebral. Se colocan en la región más frontal de la corteza cerebral y participan en el movimiento, la toma de decisiones, la resolución de problemas y la planificación.

Los lóbulos frontales se pueden subdividir en dos áreas principales: la la corteza prefrontal y el corteza motora. La corteza motora contiene la corteza premotora y la corteza motora primaria. La corteza prefrontal es responsable de la expresión de la personalidad y la planificación de comportamientos cognitivos complejos. Las áreas motoras premotora y primaria de la corteza motora contienen nervios que controlan la ejecución del movimiento muscular voluntario.

Ubicación

Direccionalmente, los lóbulos frontales se encuentran en la porción anterior de la corteza cerebral. Son directamente anteriores a los lóbulos parietales y superiores a los lóbulos temporales. El surco central, un gran surco profundo, separa los lóbulos parietal y frontal.

Función

Los lóbulos frontales son los lóbulos cerebrales más grandes y están involucrados en varias funciones del cuerpo, incluyendo:

  • Funciones motoras
  • Funciones de orden superior
  • Planificación
  • Razonamiento
  • Juicio
  • Control de los impulsos
  • Memoria
  • Lengua y habla

El lóbulo frontal derecho controla la actividad en el lado izquierdo del cuerpo y el lóbulo frontal izquierdo controla la actividad en el lado derecho. Un área del cerebro involucrada en la producción del lenguaje y el habla, conocida como el área de Broca, se encuentra en el lóbulo frontal izquierdo.

los la corteza prefrontal es la parte frontal de los lóbulos frontales y gestiona procesos cognitivos complejos como la memoria, la planificación, el razonamiento y la resolución de problemas. Esta área de los lóbulos frontales funciona para ayudarnos a establecer y mantener objetivos, frenar los impulsos negativos, organizar eventos en orden de tiempo y formar nuestras personalidades individuales.

los Corteza motora primaria de los lóbulos frontales está involucrado con el movimiento voluntario. Tiene conexiones nerviosas con la médula espinal, lo que permite que esta área del cerebro controle los movimientos musculares. El movimiento en las diversas áreas del cuerpo está controlado por la corteza motora primaria, con cada área vinculada a una región específica de la corteza motora.

Las partes del cuerpo que requieren un control motor fino ocupan áreas más grandes de la corteza motora, mientras que las que requieren movimientos más simples ocupan menos espacio. Por ejemplo, las áreas de la corteza motora que controlan el movimiento en la cara, la lengua y las manos ocupan más espacio que las áreas vinculadas a las caderas y el tronco.

los corteza premotora de los lóbulos frontales tiene conexiones neuronales con la corteza motora primaria, la médula espinal y el tronco encefálico. La corteza premotora nos permite planificar y realizar movimientos adecuados en respuesta a señales externas. Esta región cortical ayuda a determinar la dirección específica de un movimiento.

Daño del lóbulo frontal

El daño a los lóbulos frontales puede provocar una serie de dificultades, como la pérdida de la función motora fina, dificultades de procesamiento del habla y el lenguaje, dificultades de pensamiento, incapacidad para comprender el humor, falta de expresión facial y cambios en la personalidad. El daño del lóbulo frontal también puede provocar demencia, trastornos de la memoria y falta de control de los impulsos.

Más lóbulos de corteza

  • Lóbulos parietales: Estos lóbulos se colocan directamente posteriores a los lóbulos frontales. La corteza somatosensorial se encuentra dentro de los lóbulos parietales y se coloca directamente posterior a la corteza motora de los lóbulos frontales. Los lóbulos parietales están involucrados en recibir y procesar información sensorial.
  • Lóbulos occipitales: Estos lóbulos se colocan en la parte posterior del cráneo, inferiores a los lóbulos parietales. Los lóbulos occipitales procesan información visual.
  • Lóbulos temporales: Estos lóbulos se encuentran directamente inferiores a los lóbulos parietales y posteriores a los lóbulos frontales. Los lóbulos temporales están involucrados en una multitud de funciones que incluyen el habla, el procesamiento auditivo, la comprensión del lenguaje y las respuestas emocionales.