Vida

Elementos clave para una lista de compras de la universidad

Elementos clave para una lista de compras de la universidad

Ya sea por falta de espacio, electrodomésticos o tiempo para cocinar, comer bien como estudiante universitario puede ser complicado. Con la ayuda de una lista de compras inteligente, gastar y comer sabiamente en la universidad puede ser mucho más fácil.

Desayuno en camino

Sería un sueño tener el tiempo, la energía, el dinero y la capacidad de preparar un delicioso desayuno con panqueques, tocino, huevos y fruta todas las mañanas. Pero el desayuno en la universidad, cuando y si sucede, a menudo se ve completamente diferente, a pesar de que casi todos están de acuerdo en la importancia del desayuno. Cuando vaya a comprar comestibles, busque artículos que le gusten y que puedan llevar fácilmente y que requieran poco o ningún tiempo de preparación:

  • Granola o barras de desayuno
  • Yogur
  • Cereal (poner en una bolsa o recipiente para comer seco)
  • Bagels (y mantequilla de maní, queso crema, mermelada, etc.)
  • Fruta

A veces, desayunar puede ser un desafío, pero puede marcar la diferencia en su nivel de energía y capacidad de concentración. Tener cosas a mano que sean sabrosas y fáciles de disfrutar en el camino a la clase hará que sea más probable que tenga algo en el estómago antes de que comience el día.

Pequeñas comidas o refrigerios fáciles de preparar

La comida no tiene que ser elegante para llenarlo, proporcionarle nutrición y saber bien. Puede preparar muchas comidas sabrosas y abundantes con ingredientes económicos y un microondas:

  • Macarrones con queso
  • Ramen
  • Harina de avena
  • Sopa
  • Huevos (pueden ser revueltos en el microondas)
  • Pan de molde
  • Artículos de sándwich (mantequilla de maní, gelatina, fiambres, queso)

Hay varias formas de preparar estos artículos para ayudar a evitar que se aburra con sus opciones. Los fideos ramen, por ejemplo, se pueden espolvorear crudos en una ensalada para obtener un poco de pimienta extra, cocinarlos con mantequilla y queso, o agregarlos a su sopa favorita. Agregue fruta, nueces o mantequilla de maní a su avena para obtener un sabor y una textura diferentes.

Bocadillos nutritivos que no caducarán por un tiempo

Cuando compre refrigerios, busque productos que tengan un impacto nutricional sin expirar demasiado pronto. También puede optar por alimentos congelados que estén listos para comer cuando se descongelen.

  • Palomitas de maiz
  • Galletas integrales
  • Nueces mixtas
  • Fruta seca
  • Arándanos congelados
  • Edamame congelado

Artículos perecederos que durarán al menos una semana

Incluso si tienes una nevera pequeña en tu residencia, sigue siendo una nevera, ¿verdad? Date un capricho a ti y a tu cuerpo con algunos bocadillos saludables que, aunque perecederos, durarán más que unos pocos días:

  • Zanahorias bebe
  • Las manzanas
  • tomates cherry
  • Leche
  • Salsa (no olvides las papas fritas)
  • hummus
  • Queso (bonificación: el queso de cadena es un gran refrigerio para llevar)

Puede usar leche para su receta de macarrones con queso o para cereales. (Consejo profesional: mantenga el jarabe de chocolate en el refrigerador para que pueda preparar leche con chocolate cuando quiera un regalo). Rebane los tomates cherry para su sándwich o sumérjalos en hummus. Comprar cosas perecederas puede ser inteligente si sabe cómo usar cada artículo de más de una manera.

Potenciadores del sabor

No necesita una cocina completa para experimentar con nuevos sabores. Tener algunos artículos a mano que pueden cambiar el sabor de un refrigerio o plato puede ser una forma fácil y económica de mezclar su menú y darle un impulso.

  • Sal y pimienta
  • Aderezo Italiano
  • Sriracha
  • Mostaza
  • Salsa de tomate
  • Salsa de barbacoa

Una botella de aderezo italiano durará mucho tiempo en su refrigerador y puede usarse como salsa para verduras o como un sabroso aderezo para un sándwich. Se pueden agregar otras salsas y condimentos picantes (¿mayonesa de wasabi, alguien?) A varios artículos para cambiar el sabor de una comida que de otra manera sería simple.

Por supuesto, no necesita comprar todos estos artículos a la vez. (¿Dónde los pondría, de todos modos?) Sea realista al hacer su lista de compras y haga un esfuerzo por usar lo que tiene antes de regresar a la tienda para evitar el desperdicio de alimentos y dinero.