Comentarios

Cotizaciones para impresionar a tu jefe en el día de agradecimiento

Cotizaciones para impresionar a tu jefe en el día de agradecimiento

Estados Unidos y Canadá reservaron el 16 de octubre (o el día hábil más cercano) para celebrar el Día de Apreciación del Jefe. Los empleados piensan en formas innovadoras de expresar su gratitud a sus jefes. Algunos lo dicen con tarjetas y flores; a otros les gusta organizar fiestas lujosas.

El primer Día del Jefe se celebró en 1958. Ese año, Patricia Bays Haroski, secretaria de la Compañía de Seguros de State Farm en Deerfield, Illinois, registró el "Día Nacional del Jefe". Cuatro años después, el gobernador de Illinois, Otto Kerner, se dio cuenta de la importancia de esta ocasión. El Día Nacional del Jefe se hizo oficial en 1962. Hoy, el concepto del Día del Jefe también se ha extendido a otros países.

Observando el Día de Apreciación del Jefe

El Día del Jefe puede ser solo otra excusa para que los empleados aduladores ganen favores de su gerente que controla sus promociones e incentivos salariales. A menudo, las celebraciones pueden alcanzar proporciones cómicas, donde los empleados se caen unos sobre otros, tratando de superar sus gestos. Pero un jefe astuto rara vez se enamora de esos avances aduladores. En lugar de sonreír a los sapos, los buenos jefes recompensan a los mejores trabajadores de su equipo.

La industria minorista ha mostrado un creciente interés comercial en el Día del Jefe. Los gigantes minoristas se han lanzado para sacar provecho de las ventas de tarjetas y regalos. Las mercancías como las tazas que proclaman "No. 1 Boss" a las tarjetas que anuncian "Happy Boss 'Day" generan enormes ingresos, ya que los compradores se congregan para cortejar a sus jefes.

No necesita hacer un agujero en su bolsillo para impresionar a su jefe. Deje una nota de "Gracias" en su escritorio, comparta una comida o simplemente deséele a su jefe una tarjeta de "Feliz Día del Jefe".

Buenos y malos jefes

Bill Gates dijo: "Si crees que tu maestro es duro, espera hasta que tengas un jefe. Él no tiene un cargo". Su jefe es el primer punto de contacto con el mundo corporativo. Si tienes un gran jefe, puedes navegar sin problemas por el resto de tu vida laboral. Sin embargo, si tienes un mal jefe, bueno, puedes esperar aprender de los desafíos de la vida.

En el Día del Jefe, comparta esta cita irónica con el motivador orador Byron Pulsifer: "Si no fuera por los malos jefes, no sabría cómo era una buena". Un mal jefe te hace apreciar el valor de uno bueno.

Dennis A. Peer destacó una forma de separar a los buenos jefes de los malos cuando dijo: "Una medida de liderazgo es el calibre de las personas que eligen seguirte". El jefe es solo un reflejo de su equipo. Cuanto más fuerte es el jefe, más resistente es el equipo. Con estas citas del Día del Jefe, puede comprender el papel de los jefes en el lugar de trabajo.

Tu jefe puede necesitar la motivación

No es fácil ser el jefe. Puede que odies las decisiones de tu jefe, pero a veces, tu jefe tiene que tragarse la amarga píldora y jugar al duro capataz. Incluso los mejores jefes necesitan reconocimiento. Los jefes se sienten seguros cuando sus empleados les responden positivamente.

Dale Carnegie, el autor más vendido de "Cómo ganar amigos e influir en las personas", dijo: "Solo hay una forma ... de hacer que alguien haga algo. Y eso es haciendo que la otra persona quiera hacerlo". Esta cita sobre jefes revela el secreto bien guardado de tu jefe. Un mal administrador puede simplemente volcar un proyecto en su bandeja de entrada; Un buen gerente te convence de que el proyecto será bueno para tu carrera.

Aprecie las cualidades de liderazgo de su jefe

Felicite a su jefe por sus habilidades de liderazgo. Como dijo Warren Bennis, "los gerentes son personas que hacen las cosas bien, mientras que los líderes son personas que hacen lo correcto".

Emule a su jefe orientado al éxito

¿Tu jefe es bueno en su trabajo o simplemente tiene suerte? Puede pensar que es lo último, pero si ve un patrón de éxitos, se dará cuenta de que la metodología de su jefe realmente funciona. Aprenda de sus ideas y comprenda la forma en que piensa. Puede obtener información valiosa con su tutoría. Una perspectiva positiva, una actitud de nunca decir morir y un impulso constante por un mayor logro allanan el camino hacia el éxito.

¿Estás atrapado con un jefe del infierno?

A menos que te transfieran o cambien de trabajo, hay muy poco que puedas hacer sobre un jefe que no sirve para nada. Solo puede esperar que sus superiores vean la luz y lo despojen de sus poderes gerenciales. Si tiene un gerente desorganizado o irracional, deberá solucionar sus fallas. Entonces, desconecta los pensamientos negativos y refresca tu mente con pensamientos positivos. Un buen sentido del humor te sacará de la miseria. En los malos días cuando la Ley de Murphy gobierna, lo entretiene con esta divertida cita de Homer Simpson: "¿Matar a mi jefe? ¿Me atrevo a vivir el sueño americano?"

Mira el lado positivo

Afortunadamente, la mayoría de los jefes también tienen sus puntos positivos. Ese superior desorganizado puede ser un genio creativo. Ese intrigante gerente podría ser un genio con los números. Es posible que ese jefe perezoso nunca respire por tu cuello.

Evalúe el talento y la eficiencia de su jefe estudiando sus relaciones laborales. Los buenos jefes se ganan el respeto de sus colegas y miembros del equipo. Cary Grant dijo: "Probablemente, ningún mayor honor puede llegar a ningún hombre que el respeto de sus colegas". Esta cita sobre el respeto proporciona una gran comprensión de las ecuaciones del lugar de trabajo.

Cómo administrar a tu jefe

Los jefes son de diferentes razas y vienen en todos los tamaños y formas. La mejor manera de manejar a tu jefe es hacerle saber que estás a su lado. Sé el solucionador de problemas, no el niño quejumbroso. Ganarás su confianza resolviendo sus problemas junto con los tuyos.

Haga del Día del Jefe una ocasión especial para fortalecer la relación jefe-empleado. Levanta una copa en honor a tu jefe favorito. Recuerde las palabras de J. Paul Getty, quien dijo: "El empleador generalmente recibe a los empleados que se merece".