Vida

Receta de champú y pasos de bricolaje

Receta de champú y pasos de bricolaje

Hay muchas razones por las que es posible que desee hacer su propio champú desde cero. Los dos grandes probablemente quieran evitar los químicos en los champús comerciales controlando los ingredientes, y queriendo ahorrar unos cuantos dólares haciéndolo usted mismo. En los viejos tiempos, el champú era jabón con humectantes adicionales para que no eliminara los aceites naturales del cuero cabelludo y el cabello. Aunque puede hacer champús secos o sólidos, es más fácil de usar si hay suficiente agua para hacer un gel o líquido. Los champús tienden a ser ácidos porque si el pH es demasiado alto (alcalino), los puentes de azufre en la queratina del cabello pueden romperse, causando daños que ningún desenredante podría reparar. Esta receta para hacer su propio champú suave es químicamente un jabón líquido, excepto a base de vegetales (muchos jabones usan grasa animal) y con alcohol y glicerina añadidos durante el proceso. Hágalo en una habitación bien ventilada o al aire libre y asegúrese de leer todas las precauciones de seguridad sobre los ingredientes.

Ingredientes

  • 5 1/4 tazas de aceite de oliva
  • 2 7/8 tazas de manteca vegetal de tipo sólido
  • 2 tazas de aceite de coco
  • 1 1/4 tazas de lejía (hidróxido de sodio)
  • 4 tazas de agua
  • 3 cucharadas de glicerina (glicerol)
  • 1 cucharada de vodka (u otro etanol de calidad alimentaria, pero no usar metanol)
  • 3 cucharadas de aceite de ricino
  • Opcional: Aceites esenciales como menta, romero o lavanda para obtener fragancias y propiedades terapéuticas.

Direcciones

  1. En una sartén grande, mezcle el aceite de oliva, la manteca y el aceite de coco.
  2. En un área bien ventilada, preferiblemente usando guantes y protección para los ojos en caso de accidentes, mezcle la lejía y el agua. Use un recipiente de vidrio o esmaltado. Esta es una reacción exotérmica, por lo que se producirá calor.
  3. Caliente los aceites a 95 F a 98 F y permita que la solución de lejía se enfríe a la misma temperatura. Una de las formas más fáciles de lograr esto es colocar ambos recipientes en un gran fregadero o recipiente lleno de agua que esté a la temperatura correcta.
  4. Cuando ambas mezclas estén a la temperatura adecuada, agite la solución de lejía en los aceites. La mezcla se volverá opaca y puede oscurecerse.
  5. Cuando la mezcla tenga una textura cremosa, agregue la glicerina, el alcohol, el aceite de ricino y cualquier aceite o colorante de fragancia.
  6. Tienes un par de opciones aquí. Puedes verter el champú en moldes de jabón y dejar que se endurezca. Para usar este champú, enjuáguelo con las manos y páselo por el cabello o bien afeite los copos en agua caliente para licuarlo.
  7. La otra opción es hacer champú líquido, que consiste en agregar más agua a la mezcla de champú y embotellarla.

Es posible que haya notado que muchos champús son perlados. Puede hacer que su champú casero sea brillante agregando diestearato de glicol, que es una cera natural derivada del ácido esteárico. Las pequeñas partículas de cera reflejan la luz, causando el efecto.