Vida

Mi mejor experiencia docente

Mi mejor experiencia docente

La enseñanza puede ser una profesión exigente. Hay momentos en que los estudiantes pueden parecer desinteresados ​​en el aprendizaje y perjudiciales para el entorno del aula. Hay muchos estudios y estrategias educativas para mejorar el comportamiento de los estudiantes. Pero la experiencia personal puede ser la mejor manera de mostrar cómo convertir a un alumno difícil en un alumno dedicado. Tuve tal experiencia: una en la que pude ayudar a cambiar a un estudiante con problemas de comportamiento importantes en una historia de éxito de aprendizaje.

Estudiante con problemas

Tyler se inscribió en mi clase superior del gobierno estadounidense durante un semestre, seguido de un segundo semestre de economía. Tenía problemas de control de impulsos y manejo de la ira. Había sido suspendido muchas veces en años anteriores. Cuando ingresó a mi clase en su último año, asumí lo peor.

Tyle se sentó en la fila de atrás. Nunca había usado una tabla de asientos con los estudiantes el primer día cuando apenas los estaba conociendo. Cada vez que hablaba al frente de la clase, hacía preguntas a los estudiantes, llamándolos por su nombre. Esto me ayudó a conocer a los estudiantes. Desafortunadamente, cada vez que llamaba a Tyler, él respondía con una respuesta simplista. Si recibía una respuesta incorrecta, se enojaría.

Alrededor de un mes en el año, todavía estaba tratando de conectarme con Tyler. Por lo general, puedo involucrar a los estudiantes en las discusiones en clase o, al menos, motivarlos a sentarse en silencio y con atención. Por el contrario, Tyler solo era ruidoso y desagradable.

Batalla de testamentos

Tyler había tenido tantos problemas a través de los años que se había convertido en su modus operandi. Esperaba que sus maestros supieran sobre sus derivaciones, a dónde lo enviaron a la oficina, y las suspensiones, donde le dieron días obligatorios para permanecer fuera de la escuela. Él empujaría a cada maestro a ver qué se necesitaría para obtener una referencia. Traté de sobrevivirle. Raramente encontré que las referencias fueran efectivas porque los estudiantes regresarían de la oficina comportándose peor que antes.

Un día, Tyler estaba hablando mientras yo enseñaba. En medio de la lección, dije con el mismo tono de voz: "Tyler, ¿por qué no te unes a nuestra discusión en lugar de tener una propia?" Con eso, se levantó de su silla, la empujó y gritó algo. No puedo recordar lo que dijo aparte de eso, incluyó varias palabras profanas. Envié a Tyler a la oficina con una referencia disciplinaria y recibió una semana de suspensión fuera de la escuela.

Hasta este punto, esta fue una de mis peores experiencias de enseñanza. Temía esa clase todos los días. La ira de Tyler fue casi demasiado para mí. La semana que Tyler estuvo fuera de la escuela fue un paréntesis maravilloso, y tuvimos mucho éxito como clase. Sin embargo, la semana de suspensión pronto llegaría a su fin, y temía su regreso.

El plan

El día del regreso de Tyler, me quedé en la puerta esperándolo. Tan pronto como lo vi, le pedí a Tyler que me hablara por un momento. Parecía infeliz hacerlo, pero estuvo de acuerdo. Le dije que quería comenzar de nuevo con él. También le dije que si sentía que iba a perder el control en clase, tenía mi permiso para salir por la puerta por un momento para recobrar la compostura.

A partir de ese momento, Tyler fue un estudiante cambiado. Escuchó y participó en clase. Era un estudiante inteligente, algo que finalmente pude presenciar en él. Incluso detuvo una pelea entre otros dos estudiantes un día. Nunca abusó de su privilegio de descanso. Darle a Tyler el poder de abandonar el aula le mostró que tenía la capacidad de elegir cómo se comportaría.

Al final del año, Tyler me escribió una nota de agradecimiento sobre lo bien que le había ido el año. Todavía tengo esa nota hoy y me resulta conmovedor volver a leerla cuando me estreso por enseñar.

Evitar prejuicios

Esta experiencia me cambió como maestra. Llegué a comprender que los estudiantes son personas que tienen sentimientos y que no quieren sentirse acorralados. Quieren aprender, pero también quieren sentir que tienen cierto control sobre sí mismos. Nunca volví a hacer suposiciones sobre los estudiantes antes de que entraran en mi clase. Cada alumno es diferente; No hay dos estudiantes que reaccionen de la misma manera.

Nuestra tarea como maestros es encontrar no solo lo que motiva a cada alumno a aprender, sino también lo que los motiva a comportarse mal. Si podemos encontrarnos con ellos en ese punto y eliminar esa motivación, podemos recorrer un largo camino hacia el logro de una gestión más eficaz en el aula y un mejor ambiente de aprendizaje.

Ver el vídeo: Mi primera experiencia como docente (Agosto 2020).