Interesante

Cómo los maestros pueden aliviar los nervios del primer día de los estudiantes

Cómo los maestros pueden aliviar los nervios del primer día de los estudiantes

Como maestros de primaria, a veces podemos encontrarnos facilitando a nuestros jóvenes estudiantes en tiempos de transición. Para algunos niños, el primer día de clases trae ansiedad y un intenso deseo de aferrarse a los padres. Esto se conoce como First Day Jitters, y es un hecho natural que incluso podríamos haber experimentado nosotros mismos cuando éramos niños.

Más allá de las actividades de rompehielos de toda la clase, es importante tener en cuenta las siguientes estrategias simples que los maestros pueden emplear para ayudar a los estudiantes jóvenes a sentirse cómodos en sus nuevas aulas y listos para aprender en la escuela durante todo el año.

Introducir un amigo

A veces, una cara amiga es todo lo que se necesita para ayudar a un niño a pasar de las lágrimas a las sonrisas. Encuentre un estudiante más extrovertido y seguro para presentarle al niño nervioso como un amigo que lo ayudará a aprender sobre los nuevos entornos y rutinas.

Asociarse con un compañero es un atajo práctico para ayudar a un niño a sentirse más como en casa en un nuevo salón de clases. Los amigos deben mantenerse conectados durante el recreo y el almuerzo durante al menos la primera semana de clases. Después de eso, asegúrese de que el estudiante conozca a muchas personas nuevas y haga nuevos amigos en la escuela.

Dele responsabilidad al niño

Ayude al niño ansioso a sentirse útil y parte del grupo dándole una responsabilidad simple de ayudarlo. Podría ser algo tan simple como borrar la pizarra o contar papel de construcción de color.

Los niños a menudo anhelan la aceptación y atención de su nuevo maestro; así que al mostrarles que confía en ellos para una determinada tarea, está inculcando confianza y propósito durante un momento crítico. Además, mantenerse ocupado ayudará al niño a enfocarse en algo concreto fuera de sus propios sentimientos en ese momento.

Comparte tu propia historia

Los estudiantes nerviosos pueden sentirse peor al imaginar que son los únicos que se sienten tan preocupados por el primer día de clases. Considere compartir su propia historia del primer día de clases con el niño para asegurarle que tales sentimientos son comunes, naturales y superables.

Las historias personales hacen que los maestros parezcan más humanos y accesibles para los niños. Asegúrese de mencionar estrategias específicas que utilizó para superar sus sentimientos de ansiedad y sugiera al niño que pruebe las mismas técnicas.

Dar un recorrido por el aula

Ayude al niño a sentirse más cómodo en su nuevo entorno ofreciendo una breve visita guiada por el aula. A veces, solo ver su escritorio puede ser de gran ayuda para aliviar la incertidumbre. Concéntrese en todas las actividades divertidas que sucederán en el aula ese día y durante todo el año.

Si es posible, solicite al niño algunos detalles específicos, como dónde colocar mejor una planta en maceta o qué color de papel de construcción usar en una pantalla. Ayudar al niño a sentirse conectado con el aula lo ayudará a visualizar la vida en el nuevo espacio.

Establecer expectativas con los padres

A menudo, los padres exacerban a los niños nerviosos al flotar, preocuparse y negarse a abandonar el aula. Los niños perciben la ambivalencia de los padres y tal vez estén bien una vez que se quedan solos con sus compañeros de clase.

No consienta a estos padres de "helicópteros" y permita que pasen la campana de la escuela. Cortésmente (pero con firmeza) diga a los padres como grupo: "Ok, padres. Vamos a comenzar nuestro día escolar ahora. ¡Nos vemos a las 2:15 para que nos recojan! ¡Gracias!" Usted es el líder de su clase y es mejor tomar la iniciativa, estableciendo límites saludables y rutinas productivas que durarán todo el año.

Dirigirse a toda la clase

Una vez que comience el día escolar, diríjase a toda la clase sobre cómo nos sentimos nerviosos hoy. Asegure a los estudiantes que estos sentimientos son normales y que se desvanecerán con el tiempo. Diga algo como: "¡También estoy nervioso y soy el profesor! ¡Me pongo nervioso todos los años el primer día!" Al dirigirse a toda la clase como un grupo, el estudiante ansioso no se sentirá singularizado.

Lea un libro sobre las inquietudes del primer día:

Encuentre un libro para niños que cubra el tema de la ansiedad del primer día. Una popular se llama First Day Jitters. O considere el primer día del Sr. Ouchy que trata sobre un maestro con un mal caso de nervios de regreso a la escuela. La literatura proporciona información y comodidad para una amplia variedad de situaciones, y las inquietudes del primer día no son una excepción. Así que trabaje a su favor utilizando el libro como trampolín para discutir el tema y cómo tratarlo de manera efectiva

Felicite al estudiante

Al final del primer día, refuerce el comportamiento positivo diciéndole al alumno que se dio cuenta de lo bien que lo hizo ese día. Sea específico y sincero, pero no demasiado indulgente. Pruebe algo como: "Me di cuenta de cómo jugaste con los otros niños en el recreo hoy. ¡Estoy tan orgulloso de ti! ¡Mañana va a ser genial!"

También puede intentar felicitar al estudiante frente a sus padres en el momento de la recogida. Tenga cuidado de no prestarle esta atención especial durante mucho tiempo; después de la primera semana de clases, es importante que el niño comience a sentirse seguro de sí mismo, no dependa de los elogios del maestro.