Interesante

¿Por qué somos cosquillas?

¿Por qué somos cosquillas?

El fenómeno de las cosquillas ha intrigado a los científicos y filósofos durante décadas. Desde el vínculo social hasta la supervivencia, los investigadores han ofrecido una amplia gama de teorías para explicar esta peculiar peculiaridad corporal.

Teorías opuestas

Charles Darwin argumentó que el mecanismo detrás de las cosquillas es similar a la forma en que nos reímos en respuesta a una broma divertida. En ambos casos, sostuvo, uno debe tener un estado mental "ligero" para responder con risas. Sir Francis Bacon hizo una afirmación opuesta cuando dijo sobre el tema del cosquilleo: "... Vemos que los hombres incluso en un estado mental afligido, pero a veces no pueden soportar la risa". Las teorías opuestas de Darwin y Bacon reflejan algunos de los conflictos contemporáneos que existen en la investigación sobre cosquillas hoy.

Cosquillas como enlace social

Las cosquillas pueden funcionar como una forma de vinculación social, especialmente para un padre y un hijo. El neurocientífico de la Universidad de Maryland Robert Provine, quien considera que el cosquilleo es "una de las materias más amplias y profundas de la ciencia", dice que la respuesta de la risa al ser cosquilleado se activa dentro de los primeros meses de vida y que el cosquilleo como una forma de juego ayuda los recién nacidos se conectan con los padres.

También es posible que los juegos de caballos y otros juegos que involucren cosquillas nos ayuden a perfeccionar nuestra capacidad de defendernos, una especie de entrenamiento de combate casual. Esta visión está respaldada por el hecho de que las regiones del cuerpo que resultan ser más delicadas, como las axilas, las costillas y los muslos internos, también son áreas que son particularmente vulnerables a los ataques.

Cosquillas como un reflejo

La investigación sobre la respuesta física a las cosquillas ha llevado a conclusiones que entran en conflicto con la hipótesis del vínculo social. La hipótesis de la vinculación social realmente comienza a desmoronarse cuando uno considera a aquellos que encuentran desagradable la experiencia de las cosquillas. Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de California en San Diego descubrió que los sujetos pueden experimentar el mismo grado de cosquillas, independientemente de si creen que una máquina o un ser humano les hacen cosquillas. A partir de estos hallazgos, los autores llegaron a la conclusión de que ser cosquilloso es más probable que sea un reflejo que cualquier otra cosa.

Si el cosquilleo es un reflejo, ¿por qué no podemos hacernos cosquillas? Incluso Aristóteles se hizo esta pregunta. Los neurocientíficos del University College London utilizaron el mapeo cerebral para estudiar la imposibilidad del auto cosquilleo. Determinaron que la región del cerebro responsable de coordinar los movimientos, conocida como cerebelo, puede leer sus intenciones e incluso predecir exactamente en qué parte del cuerpo ocurrirá un intento de auto-cosquilleo. Este proceso mental evita el efecto de "cosquillas" deseado.

Tipos de cosquillas

Así como hay una amplia variación de dónde y el grado en que una persona hace cosquillas, hay más de un tipo de cosquillas. Knismesis es el cosquilleo ligero y suave que se siente cuando alguien pasa una pluma por la superficie de la piel. Por lo general, no induce la risa y puede describirse como irritante y con picazón leve. Por el contrario, la gargalesis es una sensación más intensa provocada por un cosquilleo agresivo y generalmente provoca risas y retorcimientos audibles. Gargalesis es el tipo de cosquilleo utilizado para jugar y otras interacciones sociales. Los científicos especulan que cada tipo de cosquillas produce sensaciones marcadamente diferentes porque las señales se envían a través de vías nerviosas separadas.

Cosquillas animales

Los humanos no son los únicos animales con una respuesta de cosquillas. Los experimentos en ratas han demostrado que los roedores cosquilleantes pueden provocar vocalizaciones inaudibles similares a la risa. Una medición más cercana de su actividad cerebral usando electrodos incluso reveló dónde las ratas son más delicadas: a lo largo del abdomen y la planta de los pies.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que las ratas que se encontraban en una situación estresante no tenían la misma respuesta a las cosquillas, lo que sugiere que la teoría del "estado mental ligero" de Darwin podría no estar totalmente fuera de lugar. Para la población humana, la explicación de la respuesta a las cosquillas sigue siendo difícil de alcanzar, haciendo cosquillas a nuestra curiosidad.

Para llevar clave

  • El fenómeno de las cosquillas aún no se ha explicado de manera concluyente. Existen múltiples teorías para explicar el fenómeno, y la investigación está en curso.
  • La teoría del vínculo social sugiere la respuesta de cosquillas desarrollada para facilitar el vínculo social entre padres y recién nacidos. Una teoría similar plantea que el cosquilleo es un instinto de autodefensa.
  • La teoría del reflejo establece que la respuesta de cosquillas es un reflejo que no se ve afectado por la identidad del cosquilleador.
  • Hay dos tipos diferentes de sensaciones de "cosquillas": knismesis y gargalesis.
  • Otros animales también experimentan la respuesta de las cosquillas. Los científicos han descubierto que las ratas emiten una vocalización inaudible similar a la risa cuando les hacen cosquillas.

Fuentes

Bacon, Francis y Basil Montagu.Las obras de Francis Bacon, Lord Canciller de Inglaterra. Murphy, 1887.

Harris, Christine R. y Nicholas Christenfeld. "Humor, cosquillas y la hipótesis de Darwin-Hecker".Cognición y Emociónvol 11, no. 1, 1997, pp. 103-110.

Harris, Christine. "El misterio de la risa cosquillas".Científico estadounidense, vol 87, no. 4, 1999, p. 344.

Holmes, Bob. "Ciencia: es el cosquilleo no el cosquilleo".Científico nuevo, 1997, //www.newscientist.com/article/mg15320712-300-science-its-the-tickle-not-the-tickler/.

Osterath, Brigitte. "Las ratas juguetonas revelan la región del cerebro que impulsa el cosquilleo".Noticias de la naturaleza, 2016.

Provine, Robert R. "Riendo, cosquillas y la evolución del habla y el yo".Direcciones actuales en ciencias psicológicasvol 13, no. 6, 2004, pp. 215-218.